Gestión Sanitaria

Archive for the ‘Vida diaria del Máster de Salud Pública y Gestión Sanitaria – Europubhealth’ Category

Laberintos cognitivos

In Vida diaria del Máster de Salud Pública y Gestión Sanitaria - Europubhealth on abril 3, 2009 at 9:54 am

Cuando tenía cinco se remodeló el parquecito donde mis papás me llevaban a jugar. Después de la hegemonía del hierro, había entrado la moda de las estructuras de madera. A las centenarias hamacas se les sumó entonces un castillito de madera, una casita alta de madera, un murito para trepar (de madera) y… una enigmática caja gigante de madera con un cartel donde ponía: Laberinto. No sé, a los cinco años cuáles eran las referencias que tenía de un laberinto, pero la idea de perderme me fascinó.

Mi cuento preferido de Borges

La casa de Asterión (J.L. Borges)

Entré corriendo con la intención de quedarme horas dentro dando vueltas en infinitas encrucijadas. No había terminado de acelerar la corrida cuando me topé con la primera pared. A las carcajadas volví sobre mis pasos y elegí la segunda opción. Decepcionada, dos recovecos después había llegado a la salida. A la tercera vez de volver a entrar ya me conocía todos los recorridos de memoria. Se transformó en el estorbo más aburrido del parque. Algunos niños lo reconvirtieron. Jugaban que era un fuerte y se sentaban de vigías en lo alto de sus murallas. Obviamente ya nadie lo recorría. Yo nunca volví a entrar a ese fraude.

Por innecesaria en una ciudad diseñada en monótono trazado cartesiano, nunca aprendí a usar una brújula. Ahora, que como tecnología resulta arcaica frente a los GPS y otros artilugios (cuyos acrónimos son imposibles que compatibilicen en ningún relato), me encantaría tener una.

Sigue fascinándome la posibilidad de perderme. Por eso me gusta tanto Granada. Te metés por pasillos que serpentean, suben y te murmuran indecencias, sin estar nunca segura que te están llevando a donde querés ir. Al final uno llega. Más o menos cansada. Más o menos mareada. Más o menos seducida.

Intento ahora, que estamos cerrando el módulo de Gestión Sanitaria que inspiró este blog, bucear por mis anotaciones, intentando enganchar el hilo de Ariadna que me dé una excusa para salir del laberinto.

¿Qué aprendí en este módulo?

– Qué las funciones de un gestor son coordinar y motivar para alcanzar los mejores resultados con los recursos disponibles.

– Que el ciclo de gestión de conflicto es: Planificar, Organizar/dirigir, Ejecutar, Controlar.

– Que una organización está compuesta por Arquitectura, Rutinas, Personas, Cultura. En las primeras, un cambio puede ser rápido. En las últimas, mucho más despacio.

– La pirámide genial compuesta por Organización – Entorno – Estrategia, que encaja en la mitad más uno de los contenidos teóricos.

– El otro esquema de los inputs – process – outputs – outcomes, que explica casi todo lo demás.

– La importancia de la gestión de los recursos humanos, y aquí que:

– Desempeño = Motivación x Competencia / Barreras

– Talento = Capital intelectual + Capital emocional

– El modelo de competencias (Milles 1990, otra pirámides con una base del Know, que va subiendo con el Know How, el Show How y en la punta el Does.

– La variabilidad en la práctica (el proceso de: conocimiento – aprobación – aplicación – posibilidad – acción – acuerdo –cumplimiento)

– La Ley de Pareto (1906), que el 80% del rendimiento proviene del 20% del esfuerzo

– Que Gestión = Rigor + Riesgo

– Que Gestión= Administración + Estrategia

– Que Gestión = Ortodoxia operativa + Innovación

– Que la gestión es trabajar con la “futuridad del presente”

– …

Y me quedo ahí, porque apenas llegué a la mitad de mis apuntes y este listado está haciéndose jactanciosamente largo. Cada tema hubiera valido un post, por lo sugestivo. Tal vez sí terminemos adquiriendo la práctica de “pensar en blog” como nos sugirió el bravísimo Rafa Bravo, autor de primum non nocere, en una charla que nos dio esta semana a los alumnos del máster.

Y sí. En ocho semanas aprendimos mucho, a pesar de mis fastidiosas quejas al coordinador del módulo. Los laberintos de aprender nuevas materias son sugestivos, por ilimitados. Lo importante no es alcanzar la salida, sino nuestro encanto con el recorrido.

Palp

Anuncios

Los gestores han de interiorizar el liderazgo

In Características de los gestores, Vida diaria del Máster de Salud Pública y Gestión Sanitaria - Europubhealth on marzo 15, 2009 at 9:01 pm

leadership-5000373

 

Cuando comenzamos a trabajar nuestro blog, nos propusimos debatir la indigestión de los profesionales de la salud con la gestión sanitaria, como también desarrollar un proceso de digestión de esta compleja arte, e igualmente ir dibujando las cualidades y habilidades del gestor. La sesión de Joan nos aporto e incorporo en nuestros pensamientos, una serie de características que ha de poseer un líder, vitales para el gestor. Ahora bien, teniendo en cuenta la enseñanza de Palp en su última entrada, una “manera de perpetuar algo en nuestro interior, es escribirlo”, por eso escribo y comparto con ustedes las características de un líder, con el objetivo de digerirlas y por qué no, hacerlas una habilidad. Entonces, un líder debe:


  • Abrir las orejas para capturar con los 5 sentidos
  • Creérselo y ser creador
  • Ser responsable
  • Ser claro
  • Tener estilo
  • Observar
  • Participar e inspirar
  • Tener respeto
  • Motivar y ser convencedor
  • Ser alegre y tener buen humor
  • Ser positivo porque abre
  • Usar palabras mágicas: mejor-solución-bien-fácil
  • Tener capacidad de adaptación y flexibilidad
  • No reacción, Sí Respuesta. A lo que agregaría: “ser reactivo sino proactivo
  • Preparar las críticas
  • Avanzar peldaño a peldaño; el éxito genera éxito
  • Reforzar al principio y al final
  • Evitar suposiciones porque son contaminación
  • Usar mensajes “yo”
  • Generar complicidad para dar acercamiento
  • Frente a la adversidad tener carácter
  • Permitirse que la adversidad tiemple su espíritu
  • Hacer seguimiento
  • Evitar el juicio porque es una bacteria
  • Ser visionario, recepción al cambio
  • Generar empatía
  • Usar la sonrisa y la respiración para la gestión del miedo
  • Ayudar y guiar, los hechos hablan más que las palabras
  • Convencer destacando las ventajas
  • Reconocer los errores y aprender a no saber

Las he citado sin un orden en especial, aceptando que algunas cuantas habré olvidado. Pero antes de terminar, quiero agregar una que para mí es indispensable en un gestor líder y es tener la capacidad de disfrutar el momento, su presente, su diario vivir, como una oportunidad para aprender y mejorar constantemente.

J Nicolás

La gestión de los recursos humanos

In Uncategorized, Vida diaria del Máster de Salud Pública y Gestión Sanitaria - Europubhealth on marzo 12, 2009 at 8:36 pm

Inicié este módulo como analfabeta en conceptos de gestión sanitaria. Todavía hoy, después de cinco semanas, mi balbuseo es limitantemente precario. Tengo un ovillo linguístico que se me enreda cuando intento hilar conceptos. Con esfuerzo, a veces consigo seguir razonamientos.

Pero a pesar de esta conciente restricción, sentía esta tarde, muchas ganas de escribir. Es que, en parte, escribir me permite fijar ideas. Y me sosiega.

Como además los profesores del módulo nos alientan a mantener activos nuestros blogs, pues ahí se vea el que tenga ganas de leerme por culpa de los que avivan las brasas.

Al punto: De las clases de estos días, me pareció interesante el análisis sobre los tipos de motivación que mueven a los trabajadores para desempeñar sus tareas y el tipo de incentivo que correspondería en cada caso. Identificó el profesor de Economía de la Salud, Pepe Martín, a “los mercenarios”: los que trabajan por el dinero; “los profesionales”: los que se mueven por el status, y “los vocacionales”: aquellos enamorados de lo que hacen. Si en tu organización hay más de los primeros, establece potentes incentivos económicos con eficientes auditorías. Para los segundos, un sistema de escalafón profesional, que -advirtió- debería ser diferente de la jerarquía organizacional. A los terceros, déjalos trabajar.

Analizó Pepe que la mayoría de los sistemas de incentivos desarrollados en los últimos años se han centrado en pautas mercantiles, desconociendo que en la medicina existen muchos profesionales interesados en el status. Por ello -acotó- a pesar de estar bien pagados, se encuentran desmotivados.

Reflexiono sobre la situación en Paraguay y recién ahora comprendo desde otra óptica la importancia de la Ley de Carrera Sanitaria que los profesionales de la salud intentan impulsar sin mucho éxito desde hace unos diez años. Anteriormente tenía una visión muy sesgada del tema, pues consideraba que se limitaba a una cuestión reivindicativa de asignación salarial un poco más ordenada que la actual anarquía existente. Sigo considerando correcto este aspecto, pero ahora  percibo que una carrera profesional implica bastantes más facetas a analizar. Es que las decisiones que se tomen delimitarán pautas futuras.

Sin duda, el área de los recursos humanos es uno de los desafíos más claros de la gestión. Y el más complejo.

Una cosa que al decirla resulta obvia. Pero comprenderla constituyó para mí una revelación.

El domingo subí con mi hija menor la inspiradora cuesta de la escuela. Llegamos hasta la cima, para tomarnos un mate. Compartir un lugar con una persona querida es una forma de perpetuar ese espacio en nuestra memoria. Podemos pasar innumerable veces por un sitio sin que realmente exista. Pero desde el instante que lo atravesamos en compañía de alguien nuestro, ese espacio se adhiere a nuestra esencia. Desde entonces, significa algo y forma parte de nosotros.

De forma similar, otra manera de perpetuar algo en nuestro interior, es escribirlo.

Palp

Reflexiones de un día lluvioso

In Vida diaria del Máster de Salud Pública y Gestión Sanitaria - Europubhealth on marzo 5, 2009 at 10:43 pm

p30400662

Me encantan los paraguas. Leí que fueron los chinos quienes inventaron este fantástico artilugio plegable, liviano y transportable, hace como 2600 años.

Soy una caminadora-bajo-la-lluvia compulsiva y llevo años mojándome.

Consideraba el paraguas como un artículo burgués, caro –independientemente del precio-, que implicaba un sometimiento a las inclemencias del tiempo que no estaba dispuesta a asumir.

Hasta que un día me vi forzada por una situación que no tranzó con mis antojadizos rastros de rebeldía y tuve que comprar uno.

Lo usé y amé incondicionalmente desde ese momento… durante tres días. Hasta que se me perdió.

No volví a comprar otro en años.

Ahora tengo uno, negro a motitas blancas. Lo compró mi marido quien no está plagado de variopintos prejuicios. Y yo lo uso con delicia.

Pensaba en esto ayer cuando subía la cuesta de la escuela bajo una pertinaz lluvia que no nos deja desde hace ocho días.

Y me hizo pensar en esto de la gestión en salud pública.

Ayer fuimos a visitar un CHARE –entiéndase como Centro Hospitalario de Alta Resolución, aunque ahora lo prefieran llamar sólo HAR, Hospital de Alta Resolución, y estén pensando en cambiarle el nombre a CAR, Centro de Alta Resolución-. Como sea, la reflexión sobre el concepto se mueve más rápido que el nombre.

Se trata de un establecimiento de diagnóstico y tratamiento de especialidades clínicas, manejado dentro del concepto de empresa pública. Busca, desde el punto de vista de la gestión, introducir formas más flexibles en el desarrollo de los recursos humanos y autonomía en el manejo presupuestario.

Desde el punto vista del desarrollo regional, apunta a cubrir la necesidad de asistencia especializada en zonas geográficas distantes. Y así se pretende cumplir la promesa política de que ningún andaluz deba desplazarse más de 30 minutos para acceder a atención especializada.

Lo que me pareció más interesante de estos establecimientos desarrollados en Andalucía como una alternativa dentro del sistema público de salud es que se trata de una innovación simple (no depende de estructuras orgánicas engorrosas), ágil, transparente y transportable. Que busca ofrecer seguridad, confort y autonomía.

Me gustó, porque se parece a mi paraguas.

Palp

Los médicos y la gestión

In Características de los gestores, Vida diaria del Máster de Salud Pública y Gestión Sanitaria - Europubhealth on febrero 24, 2009 at 9:43 pm

Entrevista¿Por qué a los médicos no les gusta la gestión?  El gerente del Sistema Andaluz de Salud (SAS), José Luis Gutiérrez Pérez, rechazó enfáticamente la primigenia interrogante que dio origen a este blog. Su óptica es absolutamente distinta, nos dijo.

A los médicos les fascina la gestión. Les encanta. La adoran.

Aunque no lo dijo así exactamente, fue lo que dio a entender. No usó tanto hipérbaton, pero no restringió gesticulaciones e imprimió a su voz el mayor de los entusiasmos para dejar en claro que su visión era contraria a la nuestra.

En palabras suyas: “Aquí en Andalucía tengo no sólo la percepción, sino la experiencia de que los médicos buscamos más autonomía en la gestión porque nos permite autoorganizarnos”. “Además la calidad asistencial es mayor cuando está regulado por el Estado”, expresó. Agregó que este compromiso está ligado a una conciencia colectiva que entiende el sistema público de salud como un valor irrenunciable. También, está relacionado con dos de las motivaciones más potentes de la profesión médica, que son la vocación pura y la trascendencia, opinó.

Los seis autores de Indigestión pudimos robarle unos minutos para una entrevista al alto funcionario del Sistema Andaluz de Salud, al término del discurso que ofreció durante el acto de apertura del Máster de Economía de la Salud, el martes 24, en la Escuela Andaluza de Salud Pública. Nos interesaba conocer su opinión personal sobre la valoración de la gestión que tiene el profesional sanitario en general. Para él, era la máxima posible.

Debido a la contradicción de este argumento con nuestras premisas, no tuvimos otro remedio que plantearnos: ¿esta mala fama de la gestión será algo específico de nuestros países, algo que depende de la cultura? Los andaluces, ¿tienen un interés particularmente fuerte por la gestión?

Pero existe un factor  a tener en cuenta. El discurso de Gutierrez Pérez, como gerente del SAS, es asumidamente político. Su llegada al cargo, seis meses atrás, se enmarca dentro de un proyecto de cambio de timón en el modelo de gestión del sistema público de salud. Justamente, las directrices de la alta gerencia andaluza es imponer un sistema de gestión orientado a entregar mayor autonomía a los profesionales. Lo que vendrá acompañado de corresponsabilidad a la hora de rendir cuentas. A partir de 2012 todos los servicios públicos deberán estar trabajando en un entorno de gestión clínica, anunció.

Y -según lo explicó- no es etapa para negociar si el cambio es conveniente o no. Guste o no es una decisión política que se tiene que cumplir. “La resistencia se tiene que neutralizar”, aclaró.

En ese contexto, obviamente, lo que menos conviene es que a los médicos no les guste la gestión.

Redacción Indigestión.

La vocación del gestor

In Características de los gestores, Vida diaria del Máster de Salud Pública y Gestión Sanitaria - Europubhealth on febrero 22, 2009 at 10:31 am

 

¿Cual es más real? ¿El doctor con vocación perfecta o SantaClaus?

¿Cual es más real? ¿El doctor con vocación perfecta o SantaClaus?

En clase, con Pepe Martín, abordamos el tema de la vocación de los médicos. Eso parece ser uno de los “clichés” más populares y todavía predominante en nuestra sociedad. Un médico, según la creencia de muchas imaginaciones, tiene un deseo casi-patológico, irónicamente, de salvar vidas. Debe tener las prioridades en un orden perfecto, y profundamente, por lo menos en mi sistema de salud donde los proveedores no tienen mucho control sobre los costes, ya que hay un solo comprador que establece los precios, todos esperamos que el dinero y la riqueza llegan al final de la lista. No queremos pensar en nuestro médico como un ser humano a quien también le importa el bienestar de su familia, la educación de sus hijos y la comida que hay en la mesa. Y (a veces) el coche que esta aparcado en la calle.

Pero dicho esto, ¿que opináis de los gestores en salud? Contribuyen mucho al buen funcionamiento del sistema o de un hospital: el “hacer más” con menos recursos se refiere si, por una parte, a los beneficios, pero también a la cantidad de gente atendida. Curiosamente, nunca pensamos en los gestores como personas con mucha vocación. Hay más: pensamos que son personas solo preocupadas por el dinero, generalmente de mal humor y dando órdenes. Tal vez por eso elegimos este tema para el blog, porqué nos parece que el cliché de la gestión como una profesión desagradable tiene otro aspecto escondido.  ¿La gestión puede ser una vocación, para algunos? Por ejemplo, ¿para personas a quien les gusta la salud y la idea de mejorar el bienestar de la población, pero que no quieren ser médico, por X,Y, Z razón? ¿Si hay vocación, la gestión todavía crea…indigestiones?

Martine

Los buenos gestores: ¿tienen género?

In Características de los gestores, Vida diaria del Máster de Salud Pública y Gestión Sanitaria - Europubhealth on febrero 18, 2009 at 9:19 pm
Tal vez a las mujeres también nos lo pueden explicar...

Tal vez a las mujeres también nos lo pueden explicar...

Tenemos la suerte de tener profesores a quien les importa el apoyo del material y contenido de los cursos con fuentes bibliográficas serias. Pero que descubrimos, si intentamos un análisis rápido de quienes son los autores famosos en gestión, o mejor dicho, los que son reconocidos como personas “que saben” de la gestión.  En una presentación que vimos en el curso, incluso, el profesor nos puso una diapositiva con las fotos de los grandes autores y científicos en gestión. Pues, lo que a mi me pareció más interesante es que todos eran hombres. Todos. Mientras el campo de la salud pública en su sentido más amplio, en Norteamérica, esta lleno de mujeres -por lo menos en los entornos que he conocido, trabajando en un centro de investigación contando cerca de 20 mujeres y…. 2 hombres- parece que las actividades de gestión son cosas de hombres.  ¿Que deberían pensar las mujeres del grupo, que no hay espacio para nosotras en gestión sanitaria? ¿O debemos seguir pensando que podemos ser la que cambiara la tendencia, poner toda nuestra esperanza en un futuro más justo, al estilo Hollywood? Seguramente, hay mujeres con mucha experiencia, conocidas por sus talentos de gestores. Y quiero conocerlas, leer sobre ellas también, para no quedarme con la pregunta siguiente: racionalidad, intuición sobre costes y beneficios, organización, liderazgo: ¿son realmente características propias de los hombres?

The Economist,  seguramente, si piensa que el mundo de la economía y del management esta reservado a los hombres: para su próxima conferencia, “Emerging Markets Summit: Securing your position in the new global economy”, tiene una lista impresionante de 13 presentadores invitados. Todos hombres. Si les interesa participar, cuesta 1490E para un día. El mundo de los grandes sigue siendo un mundo de hombres. Y cuesta mucho incorporarse a el.

Martine

Cuestión de números

In atención primaria, Vida diaria del Máster de Salud Pública y Gestión Sanitaria - Europubhealth on febrero 17, 2009 at 5:41 pm

5 minutos

“Al final… es solo un ejercicio”, me susurra Helena. Intenta descomprimir la ansiedad que me genera no conseguir encajar la realidad de mi país en la escala numérica que nos propone el docente en clase.

El profesor del Módulo III de Gestión Sanitaria nos anima a que evaluemos el desempeño de nuestros países en lo referente a Atención Primaria. De 0 a 20 ¿Qué puntaje le pongo a Paraguay en el indicador de copago? La atención primaria en salud fue declarada gratuita en consecutivos decretos en mi país. Pero si necesitás un análisis clínico, lo más probable es que te deriven a la clínica o la farmacia privada ubicada frente al hospital. El servicio,  “por resolución” es gratis. Pero no hay.

Al final, en un sistema tan fragmentado, descordinado y desfinanciado como el que sufrimos, una cosa son los papeles y otra, la realidad.

Pero al final… La realidad suele ser SIEMPRE mucho más compleja y variada que la que los números intentan sintetizar. En nuestro ejercicio de evaluación del grado de fortaleza de la atención primaria, de un máximo de 20, Paraguay pasó con un 8.  La media en América Latina fue 9,5. Los mejores situados fueron Francia con 16 y España con 15,5.

“Es curioso que se asocie la Atención Primaria a países pobres”, reflexiona Sergio Minué, el coordinador del módulo. Con este ejercicio percibimos que países desarrollados tienen una atención primaria más fortalecida.

De acuerdo con la evaluación de los compañeros españoles, en este país hay buena regulación, financiamiento por impuestos, garantía de acceso con escaso copago, longitudinalidad en la atención a través de pacientes asignados a médicos de familia, integralidad y capacidad de respuesta en la atención primaria, así como una mediana coordinación, atención centrada en la familia y efectividad de la atención primaria de actuar como filtro. Toda una masa. Un 15,5 de 20 es bastante buena calificación.

Bueno, casi.

Un poco después, María, una médica de familia nos presenta su trabajo individual donde analiza los problemas que se enfrenta en la práctica del día a día. Por ejemplo, sus 5 minutos por paciente.

Y nos quedamos pensando… ¿Cómo será que hace María para ofrecer longitudinalidad, integralidad y capacidad de respuesta en la atención primaria, así como una mediana coordinación, atención centrada en la familia y efectividad de la atención primaria de actuar como filtro… en 5 minutos por paciente?

Tiene la suerte de que ella habla muy rápido.

Palp